By

Frei Betto: Pocas naciones son tan ricas como Cuba en capital simbólico

Fragmento de Intervención inaugural de Frei Betto en el II Encuentro Internacional de Con todos y Para el Bien de Todos.
Tomado de: Cubadebate (http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/01/25/el-papel-de-la-etica-en-las-politicas-de-desarrollo/#.VqeYOE-dAedFreiBetto)

Fue el programa martiano, organizador de este evento el que me propuso el tema de mi intervención: El papel de la ética en las políticas de desarrollo. Se trata de un tema de suma importancia, en especial para Cuba en un momento en el que el país establece sus relaciones con los Estados Unidos, se abre a la inversión extranjera además de promover cambios sustanciales en su economía. Read More

Share

By

OBJETO DE LAS COLABORACIONES

Al iniciar cada año, las cubanas y cubanos nos sumamos a la alegría del advenimiento del nuevo aniversario de la Revolución Cubana. Se respiran aires de alegría y se desea a cada amigo y familia mucha felicidad, salud y éxitos en la nueva etapa (2016).

El 2 de enero del reciente año, un amigo visitó nuestro blog y con afecto nos envió una reflexión que publicaré seguidamente de forma íntegra. Me parece muy buena para generar el debate respecto a cómo colaborar en el rescate y formación de valores en nuestra sociedad.  

 

OBJETO DE LAS COLABORACIONES

Por: Mauro Espinosa Yero (mauroey@ucmcc.co.cu)

Colaborar en el rescate y formación de valores en nuestra sociedad no es una decisión unipersonal de quien escribe estas líneas. Es una obligación de todo ciudadano que sienta en su piel y en sus entrañas  el dolor moral que provocan los vaivenes irresponsables e irrespetuosos de quienes atenten contra la dignidad humana y sus buenas costumbres. Para eso no es necesario ser erudito, sabio, filósofo, intelectual o pedagogo. Baste que sepa cuáles son los valores de la comunidad en que convive y sea capaz de defenderlos, partiendo, en primer lugar, de su propia conducta.

A  veces algunas personas consideran que los modales corresponden a épocas anteriores y, por tanto, cuando un joven demuestra corrección en cada una de sus acciones es probable que se diga de él que “parece un viejo”, porque esperamos de las conductas juveniles incorrección y falta de gentileza y porque, incorrectamente, pensamos que los mayores son más corteses y educados.

Poniendo nuestra sociedad frente al espejo podemos apreciar que a todos nos falta mucho para reconocer nuestras debilidades en la materia y no precisamente por falta de educación sino porque hemos adoptado lo burdo y vulgar como patrimonio de sencillez o conducta popular.  ¿Fue casual el suceso? No. Ha sido el tránsito por condiciones difíciles donde un profesional altamente calificado ha preferido ser portero en un hotel o se ha dedicado a labrar la tierra. Esas involuciones profesionales por razones materiales y de subsistencia son el reflejo de similares regresiones sociales. No obstante, el campo de batalla no pasó a manos ajenas. Somos los que nos encontramos en él quienes debemos conquistar la victoria y hacer de la conducta de nuestra población un reflejo de la educación recibida.

 

Share